miércoles, 24 de agosto de 2011

Libros: (3) Lo que no se ve


En el primer artículo hablé de publicar un libro (http://manelaljama.blogspot.com/2011/07/libros-1-publicar-el-libro.html )
En el segundo artículo hablé de la vida del libro (http://manelaljama.blogspot.com/2011/07/libros-2-vida-del-libro.html )

En este voy a hablar de lo que no se ve  y que estará subrayado en el texto. El mercado editorial está saturado de títulos. La actitud del sector editorial es:
a) Seguir como hasta ahora. Seguir publicando a famosos (incuyendo delincuentes, políticos y cocineros) que muchas veces van a parar a la trituradora (la muerte iguala al ser humano).
c) Perseguir las cooperativas de libros que rebajan los márgenes. Lo importante es que quien menos hace en todo esto (distribuidor) se siga llevano la mayor parte del pastel. Ni librero, ni editorial, ni agente ni por supuesto escritor (este se lleva el mínimo), se llevan más.
b) Denostar la autopublicación. Presentar esta modalidad com indigna, de poco fiar, etc. Acaso no tiene deerecho un autor a difundir su obra con total libertad. ¿No lo hace un delincuente confeso acabado de salir de prisión? ¿Tiene menos derecho un poeta que sueña con ver sus poemas en papel? Si lo envía a una editorial le contestarán “persevere” (si le contestan), cuando quieren decir, “la poesía no nos interesa”. Muchas editoriales andan buscando su “código” o su “zafón” particular que venda sin casi hacer publicidad. Buscan el pelotazo.
Si el problema no es el libro sino la lectura. Además, muchos libros de autores de best seller en realidad son así gracias a la callada labor de los correctores de estilo y ¡correctores ortográficos! En realidad, lo que ven en la autopublicación es competencia y claro, eso de la libre competencia quien busca pelotazos lo lleva muy mal. Además, los servicios de autopublicación incluyen ya revisión profesional independiente, programa de librerías, etc con lo que la frontera y las diferencias con una editorial tradicional son ya difusas.

Y ya para rematar la faena: Virginia Wolf, Proust, por citar algunos, autopublicaron sus libros. Y en Estados Unidos, el escritor John Locke ha superado el millon de ejemplares de su autopublicado libro. Sin ir más lejos, la barcelonesa Dianna M Marquès lleva tres novelas con éxito en la misma forma.Tambíen podíamos citar a Marta Abelló, ganadora de premios y que ha acabado en la autopublicación al encontrarse "debe contribuir"...

¿Y las editoriales?  ¿Y el contrato de exclusividad? Pues que está muy bien para diestros de la talla de Zafón o Asensi pero para los demás curritos es un poco esclavitud.paternalista y trasnochada. No me extiendo porque como en todo hay matices.

Si he arrancado la oreja del editor, ahora la del librero. A mi amigo Salvador Badillo, autor de “Bendito Karma” le contestaron el otro día en una librería que “su libro ni su editorial interesan”... Y es que cuando el librero es el mismo que vende barras de pan así nos va por aquí. Trabajar y trabajar bien tiene premio. Ser autocrítico y perseverante. Lo demás son monsergas: “Los alemanes reman todos en la misma dirección ja ja ja.” dice orgulloso el garrulo hispánico de estómago lleno y cabeza vacía, criticando los que trabajan.

En fin, que entre bomberos no tenemos que pisarnos la manguera sea esta pequeña o grande.

© Manel Aljama (agosto 2011)

4 comentarios:

  1. Pues sí, realmente así parece que está el panorama cultural en general, no sólo el literario.
    Un blog muy estimulante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Así están planteadas las cosas, y poco se puede hacer. Muy buena entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Manel
    Es muy interesante tu blog. Hace algún tiempo escribí un libro, me demoré en publicarlo y luego me pareció el tema extemporáneo. En verdad lo hice por distracción.
    No es fácil la publicación y menos aún vender. Me encantan las nuevas producciones. Aunque leamos y nos encanten los clásicos, existe gente actual con mucho talento y que también fascina su lectura.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos/as como colofón añadiré, en especial a Rud, de que no debemos abandonar los sueños. Hay que insisitir e insistir. Preparo un post sobre los famosos "NOES". También es necesario tener algo de autocrítica. Todo ayuda, por un lado la insistencia (hay más editoriales que días tiene el año) y la mejora constante de nuestra obra.
    Gracias por vuestra participación.

    ResponderEliminar

Gracias por tu colaboración.